4 de febr. 2013

ORIENT.SINAIA (RO) SLIVEN (BG)





EN LA CARRETERA.
15.7.12 Sinaia (RO)   Sliven (BG) 602 Kilómetros.

Salimos de Sinaia, como siempre, tempranito después de desayuna el correspondiente café con leche y pastas,nos damos una vuelta por el centro de la ciudad, turística total. Hoteles, restaurantes,bares  i un sinfín de elementos turísticos. Hay que añadir que el paisaje es maravilloso, junto a los altos picos de los Carpatos. Vamos dirección a Bucarest, la capital del Pais.
La carretera comienza a bajar hacia el llano, hay curvas peligrosas y con raya continua, lo que no impiden los adelantamientos.
El tren otra vez en paralelo, eso si en linea recta a través de túneles, también va bajando. Mucha gente haciendo Auto stop. Nos paramos frente una vendedora de melones y sandias, compramos una de pequeñita,cinco kilos, es lo mínimo, nos cuesta 8,8 Lei igual a 2,5 Euros.











El ferrocarril es,y ha sido el principal medio de transporte en 
Rumanía. Tanto de mercancías como de viajeros.
Actualmente los camiones se están imponiendo











Supermercado con parking.





Al lado hay otras mujeres vendiendo otros productos, como leche,queso, miel, patatas. La leche se vende en botellas de plástico de 1,5 litros de agua rellenadas, Flores, sillas de balca, sillones de Skay. Nosotros buscamos ensalada pero no tiene. Esta todo muy sucio y todo lo sobrante, se tira detrás de las encañizadas tiendas. Las dependientas viven allí mismo, entre telas i cortinas que tapan los camastros, pero que se vislumbran.Mientras nos encontramos comprando, llegan pequeñas furgonetas que recogen gente, como si fueran paradas oficiales, que comprobamos varias veces camino a la ciudad.
Muchos perros muertos, en medio y los arcenes de la carretera, como en nuestro País hace unos años.


Ya en el llano dirección Bucarest, nos encontramos con mini pozos de petroleo.







También en el llano hay centrales, térmicas o nucleares.




No solo tienes el peligro de los adelantamientos en cambios de rasante y las rayas continuas, si un trailer que es mas grande que tu tiene que atravesar la carretera, la atraviesa y ningún problema, tu única solución es pegar un fuerte frenazo.


Nos paramos en un pequeño pueblo en el camino,ya que hay una farmacia pie de carretera me recuerda que me falta un medicamento. No aceptan Euros y tengo que pagar con la tarjeta de crédito  mientras espero que me atiendan, me fijo que la gente que tengo antes de mi, compran los medicamentos a granel. Tres aspirinas recortadas de un Blister o un par de paracetamol sueltos de un bote gigante, y otros medicamentos que desconocía.






Lago que abastece de agua a Bucarest.





Llegamos a Bucarest,ciudad de aspecto descuidado, con un trafico 
caótico y peligroso,el centro histórico denominado Lipscani es peatonal,con tenderetes de artesanía i mercadillos de ropa. Lo que mas nos llama la atención es el entramado de cables por encima de nuestras cabezas. En la vida había visto tantos cables juntos, no se cual sera la razón. Pasamos por delante de pastelerías panaderías que exponen a la  unas pastas redondas muy agradables a la vista y creo también al paladar, ya hemos desayunado, mejor no empezar a picar. Están en todos lados.
Antes de visitar los grandes monumentos nos adentramos a la parte de la ciudad donde vive la gente, encontrándonos con construcciones grises y muy desoladas, tristes. Los cables de luz o teléfono o lo que sean nos cubren por encima las cabezas en todas partes. En la calle muy poca gente.


















Ocupando una plaza de aparcamiento en pleno centro
de la ciudad, una escultura de un coche machacado.






















































Imágenes del Bucarest presidencial.









Los trolebuses mantiene un transporte publico limpio.





Muchas avenidas arboladas, por lo cual Bucarest, también se le llama el " Petit Paris."


Muchos vehículos de seguridad privada.


...y  llegamos al Palacio de Ceacescu. o Parlamento actual.



Uno de los mas grandes del mundo. Edificio de 270x240 metros, mas de 80 metros de altura y trece pisos, mas 4 bajo tierra, con un bunker anti-nuclear. Mas de 1000 habitaciones.  Vestíbulo como un campo de fútbol donde un mecanismo abre el techo pudiendo aterrizar helicópteros. Alfombras con mas de una tonelada de peso, mármoles por doquier y panes de oro en las cinco mil lamparas que alumbran los espacios nobles.








El Parlamento.




En el centro en edificios regios nos encontramos como cualquier ciudad europea nos encontramos con las tiendas de lujo, como Prada, Gucci, Burberrys,Polo, Benetton, etc. etc.
Los contrastes son totales, en el momento que pasamos por delante estas tiendas de lujo, nos cruza un coche con el maletero abierto y un gran cubo de basura, lleno y maloliente dentro.
Enfilamos la salida sur de la ciudad, por una inmensa avenida, que en su parte central circulan los tranvías  otro dato ecológico a favor de la ciudad. Banda y banda los mastodonticos bloques de pisos, pegados entre ellos. Mas o menos a mitad de la gran avenida llegamos a unos encantes inmensos, aparcamos donde podemos, decidiendo dar una vuelta. El ambiente es fuerte, ahora, si no hablamos pasaremos como rumanos, un poquito mas claritos, porque  verdaderamente da un poco de miedo, sobre todo por la Cristina.
A mi lo que me preocupa es  la Camper, sola en la calle con matricula española, decidimos volver atrás por ella, la gente es como nosotros, no puede pasar nada. Apostaría que en España en un lugar parecido ja nos hubieran roto un cristal y desvalijado.
Allí se vende de todo, nos llama la atención que se vendan incluso ataúdes , poniendo las tapas a primera fila para mostrar los detalles del gravado.




















Entrada a los encantes, mercado o rastro de Bucarest.
Detrás de este bloque de la derecha y la casa de la izquierda,
una gran explanada llena de tenderetes.












Dacia, el vehículo por antonomasia de Romania,
tanto en versión turismo( R 12 ), como Furgoneta.








DHL, también ha aterrizado. Mi impresión es que estos países  treinta años atrasados a nosotros han entrado al mercado común europeo, para que el mercado común les venda a ellos, a una parte, pero ningún beneficio para Rumania, ni Bulgaria. Al revés sacarles lo bueno que pueden tener. Y de entrar al Euro, ni pensarlo cuando los sueldos, donde" son legales" van por los 200 Euros al mes.







Edificio construido con containers capitulados y lona en el techo para que no pase el agua.
Debajo un taller de reparación de neumáticos, talleres que pululan en todas las carreteras,
hay que arreglar las cubiertas como sea, vulcanizando los cortes, rayando a mano y recauchutando. El mal estado de las carreteras es su negocio.

Al fin salimos de Bucarest enfilamos dirección Bulgaria, tenemos dos opciones por un camino que queremos hacer. Una es la carretera general por la gran frontera. Otra por donde nos dirigimos hacia el Oeste que es a trabes de un transbordador  para atravesar el Danubio. No sabemos los horarios pero como nos viene de camino a un Monasterio que queremos visitar en Alexandria, vamos hacia allí. 
La carretera es como todas,casa de una planta, y sombrillas con gente vendiendo, la temperatura es de mas de 40º. Aqui vemos que venden, gallinas vivas, rosquillas, huevos y las botellas de agua rellenadas con leche, melones,sandias, ataúdes y pescado.Pescado sacado de el río que va paralelo a la carretera donde hay un montón de gente pescando. Son las once de la mañana 38º.
En un tenderete -bar hay un grupo de transportistas-furgoneteros, me bajo para fotografiarlos, los hombres beben cerveza y las mujeres con críos esperan dentro la cabina. Les digo de fotografiar, me dicen que si y me ofrecen una cerveza.





Los pequeños camiones ARO.













Vamos rumbo a Alexandria, pasamos por inmensos campos de maíz  donde no se ve el fin. Las casas ya no son iguales que el resto del país el cual hemos visto. Aqui nos encontramos con grandes mansiones, algunas acabadas y otras a medio construir junto a casas destartaladas con techos de Uralita y chapa. Encontramos otro pequeño pozo de petroleo. ¿ Serán particulares.Como en USA.?.
Los cementerios continúan abandonados y con las tumbas en el suelo. Los ataúdes son muy planos, justo para que quepa la persona, sin forros, ni nada. Nada tiene que ver con los ataúdes que usamos en España, si con los que usábamos hace cincuenta años. Nos encontramos con caballos atados a un árbol  cerca de la carretera, van comiendo la hierba de su alrededor,  al rato cambio de árbol y de hierba. Volvemos a encontrar muchos carros, usados como vehículo utilitario.



Carretera a Alexandria.



Carretera en obras. ¿ Problema?. Solo queda un carril, el vigilante del principio, corta la carretera. Tienen que pasar todos los vehículos hasta que el vigilante del lado opuesto de el paso a los vehículos que tiene retenidos. Pero. Si hay un carro y va a su paso, parece eterna la retención, hasta que el carro llega al otro extremo.






La señora ha ido a la compra. Nosotros detrás. Imagen del agujero en la carretera.


La madera, uno de los bienes mas preciados de Rumanía.


Nos llama la atención la cantidad de cableado eléctrico  que acompaña la carretera, e incluso lineas obsoletas  con los cables cortados y colgando. Los cables de cobre están allí, nadie los toca.






Supermercado a Tope.


Venta de ataúdes.











La temperatura 13.47------48º.





El caballo, atado al árbol, y pastando.



Igual que se venden a pie de carretera las sandias y los melones para las personas, tenemos la paja para los animales.

Al fin llegamos a Alenxandria, cerca del monasterio que queremos visitar. La temperatura es de 48º. El aire acondicionado va a tope.
La ciudad sale de los antiguos edificios comunistas a nuevos bloques de pisos y calles ajardinadas, que recuerdan, nuestros 
pueblos mediterráneos. 


Alexandria.














Damos una vuelta por la ciudad. Vemos una Iglesia en construcción con una pared pintada.

 Pasamos por delante de un hospital con una construcción de los años cincuenta, que ojala no te pongas malo para no llevarte alli. Dejamos la ciudad con la impresión que es como todas, quizas con mas luz, que las anteriores, y nos dirigimos al monasterio que nos han dicho que valía la pena de visitar, unos kilómetros mas adelante y en una pésima carretera nos encontramos con el.
En un cruce a la izquierda de la carretera. Lo primero, el cementerio.











La señora que ha soltado el animal, se dirige a la entrada del monasterio.
 Un burro esta comiendo hierba entre las tumbas, el carro esta fuera a la sombra de un árbol  La entrada es un arco de madera y terracota, envejecido.  Un amplio jardín muy descuidado y un par de coches nos reciben. A la derecha un pozo artesanal junto con un entramada de hierros que sujetan varias campanas a dos metros del suelo. Un monje se saca la sotana, la cuelga en las campanas y se lava la cara con un cubo de agua fresca acabado de sacar del pozo.






Lavándose con agua fresca.


Confesándose junto a la sombra de la paret?


Los feligreses regresan a los coches. La ceremonia ha terminado.




Imagen del monasterio. Es como un gran hotel de lujo
. La Iglesia tiene un gran poder en Rumanía.






Nos acercamos a la entrada principal de lo que es el propio convento. Hay bastante gente. Hemos llegado al final de la ceremonia y no hemos podido ver lo que buscábamos  La ceremonia en si. Nuestra impresión es que reparten caridad entre los fieles. Pedimos para entrar y ver las instalaciones. La respuesta es que no y con malos modales. Hemos hecho un montón de Kilómetros para nada.
Nos enteramos que allí cerca hay un pueblo con un par de calles y una gran Catedral. Esta cerca.Pero las obras continúan  quedando en un solo carril y sin asfaltar, tenemos que irnos alternando el paso con los vehículos que vienen de frente, Y...los carros.
En una de las paradas un monje con un gran botafumeiro, sacando humo y una biblia en la mano, nos bendice y pide un donatibo. O es real, o es un disfraz.




Detrás del atril, rezando la oración.





Ya bendiciendo los vehículos.

Continuamos hacia delante con la destrozada carreterra, al fondo divisamos la catedral. Es como si estuviera en mitad de una rotonda,teniendo que rodear la por la derecha y los que vienen de frente por la izquierda. Pasamos la Catedral y de golpe y porrazo,nos encontramos en una calle llena de palacios. Es increíble. A los dos lados de la estrecha carretera parece que hemos llegado al país de las maravillas. Es el pueblo de Buzescu, el no va mas de la construcción  con una sola calle . La principal que es la misma carretera, y un par de cortas calles laterales. Lo que vemos,solo se puede explicar con imágenes.



































































Una calle lateral.































































































































La otra calle lateral.










-




















































Todo en una sola calle, en una carretera.





Y salida otra vez de el pueblo.

Lo extraño de este pueblo es que da la impresión que no vive nadie, tanto cuando lo atravesamos dirección Oeste como cuando volvimos mas tarde al revés  los únicos signos de vida, eran dos hombres sentados encima dos piedras charlando a la sombra y algun coche que pasaba de largo como nosotros. Los palacios estan juntos solo separados por escasos metros y muy pocos con zona ajardinada.  Los tejados la mayoría suelen ser de chapas nobles, que produce extraños reflejos con el sol. La arquitectura no deja de ser muy cargada y algunos adornos, como estrellas de mercedes, piel de tigre, en los forjados e incluso el simbolo del dolar $ .Tampoco no vemos como señal de vida, una tienda, un restaurante, un colegio. No hay nada, solo los palacetes. Lugares como este demuestran que en la carretera se puede encontrar de todo. No es necesario ir a los sitios turísticos si quieres conocer un país  siguiendo la carretera y con pequeños desvíos puedes encontrar de todo.

Continuamos dirección Bulgaria. La carretera es un infierno. El sol otro, son la 3 de la tarde y el termómetro nos marca 48º. Atravesamos pequeños pueblecitos y campos donde ya han efectuado la siega del Trigo. Llegamos a Giurgiu ante de la frontera de Russe en Bulgaria.



Imágenes de las construcciones del sur de Rumanía con los tejados hechos con losetas de plancha.


El calor es sofocante, las vacas se bañan en el estanque.
Mejor dicho pasan el día dentro.



Carreta en mitad de la nada. El Sur es mas seco y completamente diferente del norte.




Penal cerca de la frontera.










La capilla del cementerio.






Algunas imágenes de la siega.











Las vacas dirección al pasto. A pasar el día y ver pasar los coches.























En la frontera Rumana, pocos problemas. Pasaporte en la mano, recuento de pasajeros y adelante. Hasta ahora de todas las fronteras que hemos pasado ninguna nos han hecho abrir el maletero. Vamos cargados de cava y de vino, prácticamente para todo el viaje.


Las ultimas imágenes de Rumanía.


Cogiendo el puente sobre el ancho Danubio, pasamos a Bulgaria.


La majestuosas columnas de la entrada del estrecho puente.
El Danubio por aquí es donde va mas ancho.


Ya cerca de la parte central el puente se cubre de grandes vigas.







En el mismo centro del rió, debajo la zona de vigas,
la entrada a Bulgaria, en letras latinas. Parte Rumana.



Dos camiones, pasan justos por el puente, y mas en la zona de las vigas.




El coste de pasar el puente. 6 Euros.

Pasado el Peaje Búlgaro, no se si lo reparten con sus vecinos los seis euros, nos arrimamos a la derecha para pagar la Viñeta de circulación  La cola esta compuesta por ciudadanos rumanos, y españoles ( nosotros). Llevamos mas de dos mil kilómetros sin encontrarnos con ningún compatriota,ni emigrante, ni de vacaciones. El chico que vende la viñeta (10 Euros) esta sentado en una mesa en mitad del aparcamiento, sin asfaltar, debajo una sombrilla, todo muy clásico. Los Euros funcionan igual que la moneda del país, y mas en los sitios fronterizos.
Enfilamos lo que parece una autovía, desviándonos a la primera salida. La ciudad se llama Russe Vamos a comer algo. Nos acercamos a una sombra, junto al Danubio, a lo lejos risas y gritos de gente que se esta bañando, grandes barcazas van hacia arriba y abajo a la derecha una central nuclear, sobre nuestras cabezas una autopista de tuberías forradas con amianto y chapa que llevan el agua caliente a la ciudad próxima. Algunos trozos de tubería la chapa esta rota y el amianto cuelga de ella, nuestra primera impresión de Bulgaria, es muy pobre.
Estamos aparcados en una circunvalación de la Ciudad, fuera de la calzada, de tanto en tanto, van pasando coches y algún destartalado trolebús.


  Nos comemos una sandia de Rumanía i hacemos café 
El día se esta haciendo muy largo y mas en verano,pero hay que aprovecharlos a tope, solo cuando se va la luz, paramos y cuando se hace de día arrancamos.
Estiro un poco las piernas, he visto un par de camiones y voy a fotografiarlos.








Vamos dirección a B'ala atravesamos Russe por el centro,





El edificio trasero es una muestra de la construcción que nos encontramos a lo largo de todo el país
El camión arreglando los cables del trolebús, el chófer dormitando las ocho horas en la cabina..
La pegatina de Mobil 1 y las letras de" turbo sta"r, en vez de la marca del camión.


 las edificaciones de la era comunista y los pisos muy pobres, continuamos un trozo de autovía que enseguida se difumina en una carretera llena de agujeros, sin rayas. Solo cerca de las grandes ciudades las carreteras están mejor. Bulgaria, sera para un país de paso, no pensamos desviarnos de la ruta fijada en perpendicular dirección Turquía, a no ser que encontremos algo interesante.
En cada cruce policía, y donde menos lo esperas controlando la velocidad, que por cierto con los agujeros que hay, correr no puedes. Lo de Marlboro Country que dicen los camioneros es cierto,llevar siempre un cartón de tabaco para continuar la marcha cuando te paran.




Llegamos a un pueblecito tercermundista, nos hemos salido, no se porque, de la carretera general, el pueblo esta alineado con la carretera, no hay casa mas allá  las edificaciones son pobres de tocho y tejados de chapa de bidón de doscientos, La gente esta sentada en lo que parece la acera, beben cerveza en botellas de litro, tienen la piel muy morena, la luz del día esta desapareciendo. Hay un cercado con camiones para desguace, paro, para fotografiarlos,




El Kamaz junto al pequeño Travant.



Había mas vehículos pero el miedo me impidió fotografiarlos.




 pero la cosa esta muy difícil  la gente nos mira, nuestra Camper es una maravilla llegada del espació. Tiro un par de fotos a voleo y desisto. Ponemos los seguros y salimos de allí sigilosamente, muy despacito, haciendo el despistado y mirando de reojo. Son las diez de la noche la temperatura 39º. Hay pequeñas hogueras en la calle, todas las mujeres llevan faldas largas y pañuelos en la cabeza. Un pequeño camión se des aparca saliendo delante nosotros, lo seguiremos hasta llegar a alguna carretera decente.
Al fin a lo lejos vemos las luces de una ciudad. Es Silven, es negra noche pero la gente esta en la calle por la calor. Todo lo que vemos es pobre, muy pobre .Buscamos un Hotel, al lado de una gasolinera hay uno nueve cito de trinca. El Family Dream. (Xuten Meyta). Un chico nos atiende, ni una palabra de Ingles, llama por teléfono a un hermano suyo, que chapurrea ingles, nos entendemos tiene una gran habitación para tres personas. Me parece que estrenamos el hotel, esta todo nuevo y limpio, merecía la pena. También podía haber salido mal ya que no hemos comparado con ninguno. Nos cobran treinta Euros, es muy tarde y decidimos cenar en la habitación con comida nuestra. Estamos super cansados, al momento estamos dormidos. La camper nos la guardan dentro el perímetro de la pequeña gasolinera, esta abierta toda la noche y el dependiente la vigila.