13 de juny 2017

EL ORO DE CANFRANC.




EL ORO NAZI DE CANFRANC.





Una historia descubierta en el año 2.000, a raíz de la grabación de un anunció de la lotería de Navidad.
En una grabación intervienen ademas de los actores, las empresas de iluminación, transportistas de camerinos, transportistas de material, extras y mas gente. Si ademas el anunció es en un edificio semi -abandonado, lugares de los que ni comen ni dejan comer, la gente pulula a sus anchas por todos los rincones del recinto.
Esto es lo que ocurrió en el año 2.000.
Jonathan Diaz, vecino del lado francés del pirineo, excursionista y curioso, se mezclo con el personal publicista, teniendo una gran oportunidad de ver el edificio, por dentro. Edificio como hemos dicho anteriormente semi-abandonado, sin pena ni gloria, ni interés, allí plantado.
Mientras unos filmaban, Jonathan recorría las dependencias de la macro-estación.
La inmundicia campaba por todos lados, polvo, roedores, todo lo que puedes encontrar en un lugar abandonado donde había habido mucha actividad.
Esparcido por los suelos miles de folios de papel, libretas, libros de registro, todo lo que representaba aquellas emblemática estación en los años de la segunda guerra mundial y posteriores hasta 1949.
Entre los muchos documentos Jonathan encontró unos verdaderamente reveladores. Franco y su régimen que devenía neutral, demostraban todo lo contrario.




Entre los años 1942 y 1943, llegaron a la estación de Canfranc hacia la parte española,( la francesa ocupada por Alemania), entre vagones de trigo, sabido es la escasez de la posguerra española, vino. Un montón de toneladas de Oro con destino a España, gobierno Madrid. Para Franco y sus acólitos 12 toneladas de Oro, ademas de 4 de Opio, medicinal o para que alguno de ellos se chutara bien.

Dirección Lisboa, para su embarque hacia latinoamerica. 74 toneladas de oro, 4 de plata, 44 toneladas de armamento, mas diez toneladas de relojes.
Todo el oro, venia de bancos Suizos que el III Reich, había incautado a los judíos, durante la guerra, hasta su casi total aniquilación en toda Europa.
La pregunta, era a cambio de que.     Lo de Portugal obvio, ya que si el III Reich, perdía la guerra, la mayoria de los altos cargos tenían billete preparado, para cualquier país sudamericano.

El oro y el opio español, era a cambio de wolframio, material imprescindible para el blindaje y hierro. Mucho hierro hacia Alemania.

La neutralidad de España en el 2000,  queda en entredicho, de lo dicho en la segunda guerra mundial.

El origen de esta crónica como no, en un bloc de transporte, tiene la finalidad de esclarecer, como llegaba el oro a Madrid y Lisboa. Por carretera. Como no. Eso si todo legal, pasando por la agencia de aduanas de Mariano Aso.
  Como no se fiaban de los transportistas españoles y menos del ferrocarril ya en territorio español, se contrato una empresa suiza de transportes, que desplazo a Canfranc, quince camiones, con sus correspondientes chóferes y ayudantes. La empresa se llamaba.    R. Huber.


Imágenes de los restos de los convois en la estación.





Tenían la base en la Fonda Marraco, de Canfranc Estación, donde los militares de la Gestapo y SS, estaban a sus anchas, aunque fuera territorio Español. (1).
Esta Fonda al atardecer anieblada, con el humo de los cigarros, el vino y la cerveza, mesa conspirando, con los sombreros puestos, los cigarros en la mano destilando humo, recordaba a la película de Casablanca.



La otra fonda del pueblo. La Herrera, era el centro de distribución de pasaportes falsos españoles, para los afortunados Judios, cargados de dinero, para sobornar aquí y allá, que llegaban en los trenes.
La Gestapo, si los pillaba, dejaban algunas mujeres y niños, que se buscaran la vida con la Guardia Civil, que también era uno de los grandes protagonistas del fregado en España, pero el padre de familia lo hacían regresar hacia Francia, para cargarlo en vagones hacia los campos de exterminio.


TRANSPORTES R. HUBER. BASEL.


Una familia de Canfranc, fotografiada al 
completo, en un camión de J.HUBER.


(1). La estación internacional de Canfranc, se construyo en territorio español, colaborando España y Francia, por temas  de espació en ambos lados de la frontera, lo que hizo que se decantara par el lado de España.
 La estación estaba partida por la mitad. Media estación era territorio francés y la otra parte Español.
Ahora es una ruina total que no creo se vuelva mas a abrir. Los raíles han desaparecido, y el coste de restaurar, es inmenso. Un dinosaurio en mitad del Pirineo.