2 de des. 2011

ROUTE66 GRANTS-GALLUP.

Dia 8.

TIERRA DE INDIOS NAVAJOS.

Salimos temprano de Grants, en la recepción del motel había un cuadro con un mapa de la región en plan rustico, que siguiendo varias carreteras  íbamos a parar al centro de la civilización de los indios Navajos. CHACO CULTURE NATIONAL PARK , cogimos la interestatal I-40 ya los pocos Kilómetros, cogimos el desvió a la derecha dirección al desierto puro y duro.





Del cruce al Monumento, teníamos unos 70 kilómetros, al lado de la carretera había unos pequeños montones de tierra con flores eran tumbas desparramadas en mitad del campo, si ningún letrero ni nada que indicara algo, al poco en mitad del campo había una especie de nave industrial  y era un supermercado de a dólar, lo que extrañaba es estar solo sin casas ni nada alrededor, compro agua a 0’20 dólar la botellas, todo es muy barato, compro donuts e incluso una nevera para guardar el agua por 4 dolares,hay de todo y muy barato, la mujer espera en el coche no le digo nada sino nos hubiéramos pasado la mañana en el Supermercado.









Continuamos desierto hacia arriba en algunas curvas hay arena igual que en Egipto, no lo esperábamos, siempre había rocas.
Más adelante a la derecha encontramos un pozo de petróleo, solo hay una bomba, un camión con cuba y un par de depósitos grandes, solo se ve a una persona por allí. Encontramos algún indio caminando por la carretera. ¿a Dónde van? Allí no hay nada solo a lo lejos se ve algún grupillo de varias casas camufladas con el paisaje.
Hemos hecho más de 70 kilómetros y no vemos ningún indicador ,ni vestigio de civilización, continuo hacia delante unos 30 kilómetros más la carretera se convierte angosta al final vemos una casa y un aparcamiento allí acaba la carretera, es una tienda para indios y servicio de Bar, la gente viene en Pick-up desde varios sitios que precisamente no son carreteras, los únicos que venimos por la carretera somos nosotros, le pregunto a un indio que aparca a mi lado por Chaco, me dice que no me entiende, entro en la tienda –Saloon o lo que sea y una señora me
dice que ya nos hemos pasado que tenemos que volver para atrás y en un cruce sin asfaltar a la derecha a unos  30 kilómetros de allí donde hay una roca y un pequeño letrero que lo indica volvemos hacia atrás la verdad que se ven unas caras y un ambiente no muy agradable, los coches llegan y se van cargados de cervezas y bidones de Coca-Cola, desaparecen en el desierto.
Llegamos al cruce que nos habían indicado, había un pequeño letrero prácticamente en el suelo. Chaco 27 kilómetros, enfilamos la carretera sin asfaltar, era todo piedra picada, a las cuatro kilómetros el coche da síntomas de desmontarse, media vuelta y para atrás, tiene que haber otro camino, dirección a la I-40 he visto un desvió asfaltado a la derecha, digo lo cogeré, dirección norte a ver si me lleva allí, si el monumento es tan importante habrá un camino adecuado para llegar.
Es ya el medio día se nos está echando el día encima, pero no he hecho 130 kilómetros de mala carretera para volver hacia atrás con las manos vacías, nunca mejor dicho, llego al cruce asfaltado tengo medio depósito de gasolina, a ver que pasara.
Volvemos a encontrar a algún hombre caminando, hace un sol espantoso yo no sé cómo aguantan andando y con una simple gorra. Todo el mundo lleva manga larga, no existe la manga corta. ¿Sera por el sol?
De pronto nos encontramos con una obras en la carretera, un chico con una bandera roja de peligro, otro chico un pico y el tercero una pala la gran maquinaria, pero arreglan un bajante yo sigo erre que erre, me preocupa la gasolina al fin vemos otro drugstore, nos aparcamos y preguntamos por el famoso Chaco, dos abuelitas nos dicen que tenemos que volver  hacia atrás la misma historia que ya conocemos. Le digo si más adelante hay alguna carretera que nos lleve y nos dice que no, además que con nuestro coche es imposible llegar, necesitamos un 4x4 y mucha paciencia porque hay que bajar muy hondo y subir varas veces y la carretera es un desastre. Desistimos, pero no tengo suficiente gasolina para volver de dónde vengo, la abuelita me dice que ande unos veinte kilómetros más adelante tenemos una gasolinera. Efectivamente, llegamos a una especie de poblado indio y a la entrada hay una gasolinera, allí los únicos blancos somos nosotros, todo el mundo es indio la obesidad es la señal de identidad, la gente va con los termos de galón a recoger coca –cola y cajas de cerveza,  la gente es agradable, lleno el depósito y doy una vuelta por el pequeño pueblo en plan curioso. Nos encontramos con un mercado al aire libre, todo el mundo vende de todo y viejo platos, sartenes, abalorios etc  en la parada de ropa hay un par de camisas y tres tejanos, no mucho para escoger, solo hay una tienda de algo nuevo junto a  un pequeño camión, venden alfombras, lo demás todo es chatarra,no se si es compra i venta o trueque damos una vuelta pero las caras no son muy agradables y decidimos marchar. Desandar todo lo andado, un día perdido aunque hemos visto cómo viven los indios de este desierto.




Cementerio Navajo a pie de carretera.


Parada de Greyhund, combustible y poco mas.


imágenes de un cementerio navajo.









Asi vive la comunidad india.


Mercado donde se vende de todo lo inservible.


Casas en la reserva,la gente guardada dentro.





Imagen de la carretera de piedra para llegar al santuario indio.
imposible llegar en coche normal,necesitamos de un 4x4.





























Al fin ya de tarde llegamos a la Route 66, hemos hecho casi 400 kilómetros en la nada , a 40 grados de temperatura y acompañado del viento que nos llena el coche de un polvo rojizo, vamos dirección Gallup cerca de la reserva india delos Zuni Allí pasaremos la noche el día ha sido pesado.
 xavicastells.