16 de juny 2014

KRUPP. L-55 SW Büffel. Los Arcos.





El camión diferente.
                                  Tres Cilindros.
                                   Refrigerado por aire.
                                   Dos tiempos.
                                   1955.





Las tres ruedas de tren enlazadas
símbolo de KRUPP.


Impresionante y singular, cabina con
una gran visibilidad desde el interior.


LA CABINA.

Interior de la cabina, con tacografo de origen,
para el control de la empresa. "No la Poli"





Bajo el cenicero , la calefacción, eléctrica.
Una gran novedad. Pero solo para los pies
del ayudante.




intermitente telescópico.


abierto.



guardado.

EL CHASIS.



Diferencial, completamente diferente a lo 
conocido por nosotros. La corona y el
piñón de ataque.



El buje, también se diferencia, con un 
apéndice con tres tornillos.



EL MOTOR.

Tres cilindros, dos tiempos con compresor Roots,
 diésel, refrigerado por aire. 126  CV. 4,300 cc.








Impecable.




La historia de Krupp arranca en 1811, cuando se funda en ESSEN, una fundición de Acero, material con el que acompañara toda la historia de Krupp.
Railes de tren, ruedas, chapas para la construcción de buques. Todo lo construía Krupp, la empresa metalúrgica mas grande de Europa, durante muchos años y con el capital totalmente familiar.
Durante la primera guerra mundial, Krupp suministra la mayor parte de cañones al ejercito alemán. Durante la segunda gran guerra, ya es como el proveedor oficial del ejercito alemán, fabricando cañones, tanques y todo el armamento que se preciara.
 Gustav Krupp, durante la gran guerra, usaba judíos presos, como de otras nacionalidades, para el funcionamiento de las fabricas. Mano de obra gratis, lo que le valió la repudia internacional. Tras la guerra los aliados le obligaron a vender el 75% de la empresa y doce años de cárcel. La pena fue suave debido a su avanzada edad. Pero Krupp tenia sus cartas ocultas y prospero internacionalmente, continuando como la gran empres en cuatro continentes. Hasta su unión con la competencia Thyssen, seguía siendo un gigante.
La gran producción de camiones, no fue hasta acabada la segunda guerra mundial y con tecnologías desconocidas por sus competidores. Krupp tras la verguenza de la guerra traslado su fabrica de camiones de Essen a Südwerke, aunque con el tiempo volveria a su emplazamiento inicial. Todo se olvida. Este fue uno de los modelos mas cotizados el que nos ocupa. El SW Büffel. Ningún camión de la época mantenía algún parecido.
En los años cincuenta en Alemania, los camiones mas potentes, mas rápidos eran KRUPP, equipando un motor Cummins construido especialmente para ellos. Su fin los costes de fabricación, mas altos que la competencia acabaron con ellos. Los mejores camiones alemanes.